design your own website

U V E I T I S 

Trastornos de la úvea


La úvea, también llamada tracto uveal, consta de tres estructuras: el iris, el cuerpo ciliar y la coroides. El iris, el anillo coloreado que rodea la pupila negra, se abre y cierra como la lente de una cámara. El cuerpo ciliar es el conjunto de músculos que ensanchan el cristalino para que el ojo pueda enfocar los objetos cercanos y que lo hace más delgado al enfocar los más distantes. La coroides es el revestimiento interior del ojo que se extiende desde el extremo de los músculos ciliares hasta el nervio óptico, localizado en la parte posterior del ojo.


Uveítis


La uveítis es la inflamación de cualquier parte de la úvea. Puede inflamarse sólo una parte o la totalidad de la úvea. La inflamación limitada a parte de la úvea puede recibir el nombre de la zona involucrada; por ejemplo, iritis (inflamación del iris) o coroiditis (inflamación de la coroides). La uveítis tiene muchas causas posibles, algunas de las cuales se limitan al ojo mientras que otras afectan todo el cuerpo. Alrededor del 40 por ciento de las personas con uveítis tienen una enfermedad que también afecta otros órganos del cuerpo. Al margen de la causa, la uveítis puede dañar rápidamente el ojo y producir complicaciones prolongadas como el glaucoma, las cataratas y el desprendimiento de la retina.


Endoftalmitis


La endoftalmitis es una inflamación posiblemente producida por una infección bacteriana o fúngica y que afecta a todas las capas internas del ojo, el líquido del ojo (humor vítreo) y el blanco del ojo (esclerótica). La causa de una infección puede ser una herida que perfora el ojo, la cirugía o las bacterias que han llegado hasta el ojo por el torrente circulatorio. Los síntomas, casi siempre intensos, incluyen dolor, enrojecimiento del blanco del ojo, extrema sensibilidad a la luz y pérdida de la visión.


Melanoma de coroides


El melanoma de coroides es el cáncer más frecuente que se desarrolla en el ojo, pero es rara su ocurrencia en la etnia negra. Generalmente la enfermedad no interfiere con la visión durante sus primeras etapas y puede ser detectada en un examen oftalmológico de rutina. El diagnóstico preventivo es importante porque la posibilidad de curar el melanoma de coroides está relacionada con el tamaño del tumor. Si es pequeño, el tratamiento con láser o un implante de materiales radiactivos puede salvar el ojo y la visión. Si el tumor es grande, es necesario extirpar el ojo. Si el cáncer no se extirpa, puede extenderse hacia la cavidad ocular (órbita), pasar al flujo sanguíneo y diseminarse a otros órganos, provocando la muerte.

U V E I T I S

Clínica de Retina y Mácula

VIDEO INFORMACION


Sera un gusto poder atenderle

no dude en contactarnos.

Clínica de Retina y Mácula
Av. Alta Tensión N° 202 Local H4 - Consultorios Planta Alta
Colonia Cantarranas C.P. 62448 - Cuernavaca, Morelos
Nuestros Teléfonos: ( 01 777 ) 3 16 32 99 / ( 01 777 ) 3 22 03 27